SINDICATOS Y PATRONAL DEL METAL LANZAN UN MENSAJE DE ALERTA ANTE EL DESABASTECIMIENTO DE MATERIAS PRIMAS Y LA SUBIDA DEL PRECIO DE LA ELECTRICIDAD


La Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ), Comisiones Obreras de Industria de Aragón (CCOO Industria de Aragón) y la Federación de Industria, Construcción y Agro de la Unión General de Trabajadores de Aragón (UGT-FICA Aragón) han advertido de manera conjunta esta mañana sobre la situación del sector del metal como consecuencia del desabastecimiento de materias primas y componentes, así como el incremento del precio de la energía. Sindicatos y patronal han expresado su preocupación ante las graves dificultades a las que está haciendo frente la industria.

No es frecuente que realicemos este tipo de comunicados conjuntos, por lo que si lo estamos haciendo es porque es un tema grave”, ha asegurado José Juan Arcéiz, secretario general de UGT-FICA Aragón.

La falta de suministros, tanto de materias primas como de componentes, que viene afectando desde que comenzara el año continúa provocando serios problemas en la estructura de costes y organización de las empresas. Los plazos de entrega están siendo difíciles de gestionar, los costes de transporte se están multiplicando e incluso en algunos casos, no hay garantías de fecha de entrega.

Ha habido una clara dejación industrial en nuestro país y ello ha provocado que, por ejemplo, en España tan solo haya dos o tres empresas que se dediquen a la fabricación de microchips”, ha indicado Ana Sánchez, secretaria general de CCOO Industria de Aragón.

Así, por ejemplo, desde comienzos de 2021 el precio del aluminio se ha incrementado un 52,38%, el acero inoxidable un 30% o la madera un 450%; mientras que, paralelamente, el precio de un contenedor proveniente de China se ha incrementado un 614% respecto a 2020. Una situación que está provocando paradas intermitentes, e incluso de ERTEs, que se extienden a toda la cadena de proveedores.

Con este escenario es necesario un marco regulador que recoja la posibilidad de acogerse a ERTEs por causa mayor”, ha señalado Javier Ferrer, presidente de FEMZ. “Mientras no haya solución definitiva, es decir, fomentar la industrialización, es necesario utilizar mecanismos de protección que eviten que los ERTEs se conviertan en EREs, como se ha hecho durante la pandemia”, ha coincidido Ana Sánchez.

La industria auxiliar va a ser la verdadera perjudicada porque los fabricantes están adaptando su producción al producto que más rentabilidad tiene”, ha indicado Arcéiz, “en Aragón tenemos una gran locomotora que genera mucho empleo y que está teniendo problemas, pero esta locomotora arrastra un montón de vagones enganchados que lo van a pasar muy mal”, ha recordado el secretario general de UGT-FICA Aragón.

A esto cabe añadir la subida de los precios del gas y la electricidad, que crecen semana a semana, y que resulta inasumible para las empresas que ven reducidos tanto su rentabilidad como sus márgenes. El sector pronostica meses muy duros y asegura que esta subida de costes repercutirá en los precios de los productos y, como consecuencia, condicionará la recuperación de la economía.

Hace un año el megavatio costaba 35€ y ahora 240€. Si el coste de la energía suponía para algunas empresas un tercio del precio del producto final, ahora ha pasado al 50%”, ha asegurado Ferrer, quien ha puesto sobre la mesa varias propuestas de soluciones como “fomentar las energías renovables en los polígonos industriales para evitar la dependencia energética del exterior. ¿Cuántos polígonos de Aragón están medio vacíos? ¿Por qué no usar parte de estos para instalar placas solares o aerogeneradores?”.

Los sindicatos, por su parte, han recalcado la necesidad de modificar el método marginalista para calcular el precio de la energía. “Hace falta un nuevo diseño del mix energético. No podemos estar pagando al precio de la última energía en entrar en subasta y la más cara”, ha señalado Ana Sánchez. “Vamos a pagar los platos rotos por duplicado: por un lado, como consecuencia de los ERTEs que las empresas empiezan a plantearse y, por otro, como propios consumidores en nuestros hogares. La solución debe venir de Europa”, ha subrayado Arcéiz.

Por otro lado, patronal y sindicatos han advertido de la falta de mano de obra en el sector y la necesidad de impulsar una Formación Profesional de calidad que responda a las necesidades reales del tejido empresarial. “El sector del Metal tiene buenos convenios colectivos y buenas condiciones de trabajo. Es importante recuperar la conexión entre los jóvenes y las necesidades de empleo del sector”, ha asegurado José Juan Arcéiz.