CONSEJO EMPRESARIAL Y COMITÉ EJECUTIVO DE CEOE ARAGÓN TRANSMITEN A JAVIER LAMBÁN LAS INQUIETUDES EMPRESARIALES ANTE LA SITUACIÓN ECONÓMICA


El Consejo Empresarial y el Comité Ejecutivo de CEOE Aragón han mantenido hoy un encuentro con el Presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán. La cita, que ha tenido lugar en el Palacio de Larrinaga, de Ibercaja, recupera estos encuentros periódicos con personalidades políticas y empresariales tanto autonómicas como nacionales, de forma presencial.

En ella ha estado representado el conjunto del empresariado aragonés a través representantes de las asociaciones que integran CEOE Aragón y su Comité Ejecutivo (CEOS CEPYME Huesca, CEOE Teruel, CEOE Zaragoza, AIAA, CEAC, CEHTA, CEMCA, FET Aragón, FEQPA, AEGRAF, PADIS, AJE Aragón y Directivas de Aragón) y miembros del Consejo Empresarial, integrado por dirigentes de 24 grandes compañías aragonesas (Grupo Stellantis, Saica, Grupo Pikolin, Grupo Samca, BSH Electrodomésticos España, Grupo Costa, Finsa, Becton Dickinson, Fribin, Grupo Henneo, Ibercaja, Aucham Retail España, DKV Seguros, Grupo Ágora, Grupo Jorge, Grupo Carreras, Chemieuro, El Corte Inglés, Mercadona, Grupo Rey Corporación, Endesa, Grupo Sesé, Taim Weser y Tervalis).

La reunión ha permitido a los responsables empresariales transmitir de primera mano a Javier Lambán “sus inquietudes ante la incierta situación económica”, que se ha acelerado con la guerra de Ucrania, pero que ya arrastraba anteriormente “problemas que vienen de lejos”, como ha señalado el Presidente de CEOE Aragón, Miguel Marzo.

Ha incidido especialmente en la imposibilidad para las empresas de “repercutir totalmente en precios los grandes incrementos de costes de energía y materias primas -que superan en 70-80%, en algunos casos, el 300%- con lo que los márgenes de las empresas se están reduciendo de forma importante, llevando a una situación complicada” para muchas de ellas.

A Lambán los empresarios le han pedido que les ayude a “salvar esta situación” desde el ámbito de competencias autonómico, aunque las principales soluciones están en el plano nacional e incluso más amplio con los precios energéticos, de materias primas y transporte internacional, la política fiscal y evitar una espiral inflacionista con la negociación del AENC con los sindicatos, como elementos clave.